Post

Epson EcoTank

Ahora que tenemos impresoras láser tan asequibles para el mercado doméstico y laboral, Epson ha decidido darle una vuelta de tuerca al mercado de las multifunción de inyección de tinta a color con la serie EcoTank. La principal característica de estas impresoras es librar al usuario final de la compra y cambio de cartuchos. En lugar de este sistema, utiliza unos depósitos que el propio usuario rellena con botellas de tinta (con muchísima más capacidad que un cartucho al uso) y que la propia impresora se encarga de ir llevando a los cabezales según lo va necesitando.

Me enviaron una unidad de prueba del modelo destinado al usuario doméstico (la Epson ET-2250), valorada en algo más de 300€ (actualmente podemos encontrarla por algo menos 270€ en Amazon) y os voy a contar cómo fueron las pruebas.

La típica caja de impresora
La típica caja de impresora

Al abrir la caja, donde solemos encontrar los cartuchitos de tinta, encontramos cuatro botes de considerable tamaño con las tintas de cuatro colores que comprondrán nuestras impresiones:

¡EL UNBOXING!

Uno de los papeles nos avisa de que el nuevo sistema de rellenado de tinta requiere de cierta intervención del usuario para ir viendo cómo van los niveles. Tiene sentido.

Epson ET-2250
Nosotros te avisamos, pero ve echando un ojo de vez en cuando.

Y aquí tenemos la impresora en cuestión. Lo que más llama la atención es esa protuberancia a la derecha. Efectivamente, son los depósitos de tinta que procederemos a rellenar según las instrucciones:

La Epson ET-2250 en todo su esplendor.
La Epson ET-2250 en todo su esplendor.
Detalle de los depósitos.
Detalle de los depósitos.

Aunque la impresora trae la característica de conexión por WiFi, no hubiera estado de más que hubiera traído también el cable USB para conectarla al ordenador. Pero ¿cuántas veces hemos comprado una impresora y venía sin el dichoso cablecito? Esto debe ser como aquellas líneas aéreas que redujeron costes quitándole una aceituna del aperitivo a cada pasajero. EN FIN, busco un cable USB y procedemos a la instalación del software.

¿Llenar tu PC de software que no usarás ni una vez? ¡Claro, por qué no!
¿Llenar tu PC de software que no usarás ni una vez? ¡Claro, por qué no!

Y aquí, personalmente, es donde empiezo a ver aspectos mejorables. El software de Epson en 2016 parece el software de Epson en 1995. El proceso de instalación, aparte de ir copiando el software correspondiente, te va guiando en los pasos a tracción animal que debes ir llevando a cabo para dejar la impresora lista de papeles (y nunca mejor dicho).

Esto te va a doler más a ti que a nosotros. Please, wait.

Mientras el software de Epson va invadiendo nuestro sistema, pasamos al crítico momento de rellenar los depósitos con la tinta facilitada. Aquí hay un pequeño momento #Mindfuck, porque te dicen que rellenes hasta la marca del depósito, pero que no dejes el bote a medias. Y al principio parece que no puedes gastar todo el bote sin pasarte de la marca, pero sí: se puede. No os dejéis engañar por la tinta residual que queda en las paredes del bote, que da justito para no pasarse demasiado.

Los botes llevan un taponcito de plástico que podemos romper con los dedos (y luego sirve para volver a tapar el bote si le damos la vuelta). Tened a mano una servilletita o un trapo, que este proceso quizá no sea todo lo limpio que fuera deseable.

Como no soy racista, empiezo por el negro.
Como no soy racista, empiezo por el negro.

Los depósitos van tapados a presión con un tapón de goma que encaja sin mucha dificultad, pero me pregunto si no hubiera sido más seguro ponerles algún tipo de rosca. En fin, vamos rellenando los depósitos con los cuatro colores:

Os aseguro que tuve mucho cuidado, no soy tan torpe.
Os aseguro que tuve mucho cuidado, no soy tan torpe.
El negro, ya vacío, amenazando con manchar todo lo que se le acerque.
El negro, ya vacío, amenazando con manchar todo lo que se le acerque.

Una vez hemos terminado de exprimir los botes al máximo (ni que decir tiene que como nos equivoquemos de color la habremos liado pardísima), veremos que tenemos nuestros cuatro depósitos llenitos hasta la marca del máximo y un pelín más. No os preocupéis, que todavía nos queda el proceso en el que la impresora se “lleva” la tinta a los inyectores.

Locked and loaded!
Locked and loaded!

Cuando hayamos confirmado al programa de instalación que ya tenemos los cuatro depósitos cargados, nos pedirá que pulsemos un botón físico en la impresora para comenzar el proceso que os decía:

Iniciar trasvase Tajo-Segura.
Iniciar trasvase Tajo-Segura.

Aprovechamos esos 20 minutitos que nos dice que va a tardar el proceso para sumergirnos en disolvente y quitarnos las manchas de tinta que se nos hayan podido quedar en las manos.

¡Basta de manchas!
¡Basta de manchas!

Una vez hemos vuelto de nuestro baño en disolvente, vemos que el proceso de carga de tinta sigue ahí. Y dura. Y dura. Y dura más de lo que A LO MEJOR sería deseable, pero tampoco nos pongamos quisquillosos…

Epson PLS
Epson PLS

El esqueleto es una dramatización, claro (autor: Wayne en DeviantArt). Podemos contemplar el proceso tanto en la pantallad e instalación de software como en la pantallita LCD de la impresora:

Estamos trabajando en ello
[Voz de Aznar] Estamos trabajando en ello [/Aznar]

Con un par de fiestas de cumpleaños más por medio, el software habrá terminado su instalación y veremos el mítico monitor de estado de las impresoras Epson (el que os decía de 1995). Esta parte del software está pidiendo a gritos una modernización a toda costa:

Ye olde Epson monitor
Ye olde Epson monitor

Y como todo buen software de impresión que se precie, nos dará la opción de imprimir una página de prueba para ver si todo está correcto. ¡Cómo resistirse! Es un fetiche que tengo, las páginas de prueba de impresión. Llamadme raro.

Success!
Success!

Aquí ya podemos ver que la calidad del texto es correcta, sin distorsiones evidentes, pero demasiado lejos de la calidad que puede darte una impresora láser de 80€. Pero bueno, ¡solo es la página de prueba! Vamos a darle caña.

Conecto la impresora a la WiFi del curro para probar el AirPrint desde el iPhone (un proceso muy fácil, la verdad), y empiezo a imprimir algunas fotos y/o chorraditas que tengo en el carrete. Empezamos con una foto que le hice a la escultura de Pablo Serrano (curiosamente, en la calle Serrano de Madrid) titulada “La fuente y el río”:

La escultura de Serrano en Serrano. Serranoception.
La escultura de Serrano en Serrano. Serranoception.

La velocidad de impresión es bastante buena, y tarda muy poco en empezar a imprimir desde que le doy la orden desde el iPhone. El resultado (en papel normal de fotocopiadora) parece digno.

Primer test OK
Primer test OK

PERO si nos acercamos un poco a la imagen, veremos que hay cantidad de ruido para componer los colores y que los bordes no quedan demasiado bien definidos.

¿¡QUÉ DECÍS!? ¡NO PUEDO OIROS CON TODO ESTE RUIDO!
¿¡QUÉ DECÍS!? ¡NO PUEDO OIROS CON TODO ESTE RUIDO!

Decido que tengo que investigar un poco más ese ruido en los colores y comprobar qué tal se lleva con los degradados suaves. Para ello, tiro de archivo y localizo una foto que hice en una piscina. Veamos:

Mirad todo ese cielo.
Mirad todo ese cielo.

Acerquémonos un poco…

¿Ruido? ¿OVNIs? Inquietante, qué duda cabe.
¿Ruido? ¿OVNIs? Inquietante, qué duda cabe.

Dos pruebas más: una foto con detalles minúsculos (edificios en la distancia) y una de las mejores fotos de la historia (Tuco, el perro de @el_fa haciendo un “Here’s Johhny!” de manual:

Un cachito de Madrid
Un cachito de Madrid
EL RESPLANDOG
EL RESPLANDOG

Los resultados, como hasta ahora. De lejos, guay. De cerca, demasiado ruido y difuminación de bordes.

GROAR
GROAR

Y para ser justos, vamos a tirar un par de pruebas más. Una de texto normal, y otra unos planos hechos en CAD. Ya que nos ponemos, no nos cuesta nada:

Correcto.
Correcto.
No estoy planeando robar un banco ni nada, tranquilos.
No estoy planeando robar un banco ni nada, tranquilos.

Como os decía, correcto con el texto. Podría estar más definido. En el plano, las fuentes pequeñitas sufren bastante distorsión, aunque el conjunto en general queda bastante decente si no se requiere la precisión nanométrica de un plotter profesional. Que tampoco creo que sea el caso, no me vengáis ahora de expertos en todo >: )

Valoración del producto.

Basándonos en el concepto de “adiós cartuchos para siempre” y prometiendo como promete Epson que con una sola carga tendrás tinta para dos años, la idea es francamente buena. Un pequeño comercio o un particular no demasiado exigente con la calidad de impresión encontrará en este modelo una solución muy completa y con un coste de mantemiento muy bajo en el tiempo, a pesar del desembolso inicial. Además, al ser multifunción, tenemos una pequeña fotocopiadora en monocromo o en color y un escaner bastante apañao. La velocidad de impresión es muy buena, y la opción de tenerla conectada por WiFi nos da la posibilidad de liberar espacio en las cercanías de nuestros escritorios.

Para usuarios y necesidades más exigentes, se queda realmente corta. Podría sacrificarse un poco de velocidad de impresión para dar más calidad, y un alimentador para el escaner (como su hermana mayor, la Epson ET-4550, por algo más de 450€ en Amazon) hubiera sido todo un acierto. Pero claro, quizá para eso existe su hermana mayor.

Definitivamente recomendable para el usuario medio harto del cambio de cartuchos y al que no le tiemble mucho el pulso para no ponerse perdido de tinta a la hora de rellenar los depósitos.

Post

Onda Tablet v919 Air Dual (Windows 8.1 + Android)

Siempre es arriesgado comprar tecnología barata china. Y más, como en este caso, siendo un “clon” de otro aparato que ya existe.

No hace mucho, uno de mis lusers se compró un Samsung Galaxy S5 de imitación, y resultó ser una auténtica ful de cacharro: lentísimo, rascaba en las animaciones como la toalla de un cuartel, sólo funcionaba la mitad de la pantalla táctil, y no conseguía registrarse en la red móvil. Me pidió ayuda y pasé unos ratos divertidos:

Menú recuperación
Vino en un estado lamentable, y lo primero que tuvimos que hacer (previa descarga) fue flashearle el software.
Esto me dio una pista de lo que podría estar pasando en el tema del registro en la red móvil.
Esto me dio una pista de lo que podría estar pasando en el tema del registro en la red móvil.
Efectivamente, no tenía ningún IMEI grabado. Bastó con inyectárselo para que se registrara en la red, aunque seguía siendo un mojón de móvil.
Efectivamente, no tenía ningún IMEI grabado. Bastó con inyectárselo para que se registrara en la red, aunque seguía siendo un mojón de móvil.

Con estas premisas, ya de sobra conocidos por cualquier gadget-lover, me aventuré a comprar una tablet china. De una marca que no había visto jamás. No sé qué blog de los que tengo en mi Feedly me lo enseñó y oye… me moló por cuatro cosas principalmente: su “retina display”, su procesador Intel, su Windows 8.1 y su precio. Apenas $200.

La tablet en cuestión es esta, descarado clon del iPad Air 2, con estas características tan sexys:

  • Sistemas operativos: Android 4.4 + Windows 8.1
  • Procesador: Quad Core 64bit Intel BayTrail-T Z3736F (un Atom, vamos)
  • RAM: 2GB, DDR3L
  • Almacenamiento interno: 64GB eMMC (obviamente, compartido entre Android y Windows)
  • Almacenamiento secundario: soporta hasta 128 Gb en tarjeta microSD
  • Bluetooth: BT 3.0 High Speed/BT 4.0 LE
  • Comunicaciones (lamentablemente, el LTE/4G se queda fuera):
    • WCDMA: 3G UTMS/HSPA/HSPA+ (2100/850/1900 MHz)
    • GSM: GSM/GPRS/EDGE (850/900/1800/1900 MHz)
    • WiFi: 802.11 b/g/n
  • Carcasa: Metal (\m/)
  • Pantalla:
    • Capacitiva, IPS ‘retina’ de 2048×1536 píxeles
    • 9’7 pulgadas
    • 178º de ángulo de visión
    • 264 ppp de densidad
    • 10 puntos táctiles simultáneos
  • Cámaras:
    • Frontal: Bastante chustera, 2.0 megapixels.
    • Trasera: Regular namás, 5.0 megapixels auto-foucus.
  • Batería: 3.8V/7000mAh
  • Peso: 496 g
  • Dimensiones: 240x170x7.85 mm
  • Sensores, giroscopios, puerto USB OTG, etc.

Hice el pedido (pagué un poco más para que viniera por DHL para poder hacer tracking al paquete), esperé un tiempo y empecé a abrasar al servicio de atención al cliente de la marca por web. Quiero mi tablet. Primer aviso. Que sí, que sí, que te avisamos en cuanto salga. QUIERO MI **** TABLET, MODERFOQUERS. Que sí, que sí, que ahora te lo miro.

Con Motion Blur todo es más épico.
Con Motion Blur todo es más épico.

Durante la espera, me surgieron dudas. Dada mi conocida aversión a Android, no pensé que quizás la tablet venía con el inutilísimo “Windows RT” (sin la parte de escritorio de Windows). Los de atención al cliente no decían si sí ni si no. Que venía con “Windows 8.1 with Bing”. Después de mucho insistir, decidí dejar de hacer el imbécil e investigar por mi cuenta.

Resulta que “Windows RT” está muerto, y que Microsoft regala a los fabricantes un Windows 8.1 normal, con la salvedad de que el motor de búsqueda por defecto es Bing. Y no se puede cambiar por parte del fabricante. El usuario final sí puede poner lo que le dé la gana, pero el fabricante no. Curioso. De ahí el nombre de la versión: Windows 8.1 with Bing.

Pasaron trece eones estelares (que corresponde más o menos a un mes cuando esperas un gadget nuevo) y llegó un paquete de DHL al curro. Venía extremadamente embalado dentro de un airbag que explotó de manera muy graciosa cuando le metí el cutter como si fuera a hacer un sacrificio a $deity:

DHL
Si pides muchas, te puedes acabar haciendo un traje de Walter White en Breaking Bad. O de Capitán Pescanova.

 

Bien por los señores empaquetadores.
Bien por los señores empaquetadores.

Procedí al unboxing cual Youtuber emergente, y esto es lo que me fui encontrando:

Caja y teclado
La caja de la tablet, el adaptador para enchufe europeo, un teclado bluetooth de regalo (sin la Ñ, jo) y un utilísimo manual en chino.
De acuerdísimo en todo lo que me cuenta la etiqueta trasera, por supuesto.
De acuerdísimo en todo lo que me cuenta la etiqueta trasera, por supuesto.

Bueno, vamos al lío. Al meollo. Al rollo que mola. Al MOOOOOOJOOOOO:

Caja tablet
Muy “Apelesco” también en su presentación.

 

Parece que es un poco tímida y viene de espaldas...
Parece que es un poco tímida y viene de espaldas…
Ahí la tenemos, dando la cara.
Ahí la tenemos, dando la cara.
Un poco de cartoncillo del malo, cosas en chino, cargador y cable USB.
Un poco de cartoncillo del malo, cosas en chino, cargador y cable USB.
Primer punto negativo: el cacharro no trae el típico setup OOBE, sino que te arranca con un usuario genérico ya preconfigurado. Y todo en chino, claro. ¿Tendrá virus chinos? ¿Traerá spyware chino? ¡¡¡CONSPIRANOIAAAAAAA!!!
Primer punto negativo: el cacharro no trae el típico setup OOBE, sino que te arranca con un usuario genérico ya preconfigurado. Y todo en chino, claro. ¿Tendrá virus chinos? ¿Traerá spyware chino? ¡¡¡CONSPIRANOIAAAAAAA!!!
No sé vosotros, pero por mi parte, lo primero que había que hacer era poner el cacharro en algún idioma comprensible.
No sé vosotros, pero por mi parte, lo primero que había que hacer era poner el cacharro en algún idioma comprensible.

En la web de la marca podemos encontrar el tutorial para llevar a cabo este cambio a idioma legible por un manchego. Lo que pasa es que alguno de los pasos es algo… impreciso. Hay un momento en que debes elegir un idioma y esperar un rato a ver si a Windows le da por descargárselo de Windows update. Tras un lapso de terror e incertidumbre, se descargó el idioma y lo pude aplicar.

"Tuteo" no es el nombre de algún jugador de Óliver y Benji. Ahí vemos cómo se va descargando el 'language pack' de Español (España).
“Tuteo” no es el nombre de algún jugador de Óliver y Benji. Ahí vemos cómo se va descargando el ‘language pack’ de Español (España).

Una vez configurado el idioma, creado el nuevo usuario, borrado el que trae por defecto, escaneado paranoide de virus, rootkits y maldades chinas (todo negativo al parecer), me pongo a mirarle las tripas lógicas al bicho. Como tengo un par o siete de máquinas virtuales con Windows 8.1, se me sincroniza la configuración con este Windows (mu rico).

Pantalla de inicio con gente ilustre y gente ofendida.
Pantalla de inicio con gente ilustre y gente ofendida. Pulsa para aumentar tamaño, o clic derecho > abrir en pestaña nueva para tamaño real.

El tipo de letra en pantalla viene configurado al 200% para poder ver algo, ya que al tener esta resolución tan bestia (2048×1536), el texto al 100 se ve chiquitiiiiiiiico chiquitico:

El modo escritorio, totalmente funcional. Pulsa para aumentar tamaño, o clic derecho > abrir en pestaña nueva para tamaño real.
El modo escritorio, totalmente funcional. Pulsa para aumentar tamaño, o clic derecho > abrir en pestaña nueva para tamaño real.

Las primeras impresiones fueron muy positivas. Sinceramente, pensaba que iba a rascar mucho, pero va realmente suave. Pero bueno, ya sabemos todos lo bien que funciona Windows al principio. Echemos un vistazo al administrador de dispositivos:

Pulsa para aumentar tamaño, o clic derecho > abrir en pestaña nueva para tamaño real.
Pulsa para aumentar tamaño, o clic derecho > abrir en pestaña nueva para tamaño real.

Sentía curiosidad por ver cómo se había particionado el almacenamiento para que coexistieran Windows y Android. Nunca debí haber mirado, porque esto me jode totalmente el ZEN y me perturba mi TOC:

El PUTO horror, oigan.
El PUTO horror, oigan. Clic para asustarse.

Ya trastearé para ver cómo me quito de encima las particiones de Android y dejo todo dedicado a Windows sin cargarme el arranque.

Mirad qué perfil tan sexy.
Mirad qué perfil tan sexy.

Probé el 3G con una microSIM de Tuenti (la que tenía en el iPad), pero no conseguí conectar ni trasteando la configuración manual de Windows. Puse otra de Movistar, y ahí la cosa fue sorprendente: conectó a la primera, y se descargó automáticamente (sin mi permiso, y eso está MUY FEO -pero mola-) la aplicación de Movistar que gestiona la tarifa.

En el recuadro rojo, aunque no os lo creáis, pone "Mobile broadband". Vamos, banda ancha móvil.
En el recuadro rojo, aunque no os lo creáis, pone “Mobile broadband”. Vamos, banda ancha móvil.
Cuando conecta te pone hasta el logo. Supercuqui.
Cuando conecta te pone hasta el logo. Supercuqui.
La app intrusa de la muette.
La app intrusa de la muette.

La tarjeta microSIM y la microSD se introducen detrás de la “tapita” superior de plástico de la parte trasera. Veo este plastiquejo EXTREMADAMENTE FRÁGIL. Está cogido con pestañitas a presión y son muy, muy pequeñitas y muy finas. Tienen pinta de romperse con toser. Mucho cuidado.

Las tarjetitas en sus slots correspondientes.
Las tarjetitas en sus slots correspondientes.

Aunque jugar en táctil es una hez en mi humilde opinión, la verdad es que los “juegapps” no van mal. Tendría que probar algo más gordo, pero no creo que esta tablet se haya pensado para jugar al Crysis 3 en resolución 4K.

Nintendogs. Digooooooo... Kinectimals.
Nintendogs. Digooooooo… Kinectimals.
Sonic's my name, speed's my game!!
Sonic’s my name, speed’s my game!!

El comportamiento en aplicaciones de trabajo es excelente. Viene con una suscripción gratuita a Office 365 para un año, y todo el paquete funciona de lujo que te crujo. No hace falta que os ponga capturas del Office, ¿verdad?

Luego, las apps que vienen con Windows 8, pues de lujo también. El Tiempo, Noticias, etc. Y otras totalmente necesarias para la vida diaria, como Plex, son deliciosas de utilizar aquí:

Aquí el Plexito nuestro de cada día, dánosle hoy, tirando del servidor del señor Sanz.
Aquí el Plexito nuestro de cada día, dánosle hoy, tirando del servidor del señor Sanz.

Para quien esté interesado, el cambio entre Windows y Android se reduce a pulsar un icono. El sistema reinicia y arranca el otro sistema operativo. Ya estoy viendo por ahí foros dedicados al hackeo y al trasteo de este tipo de tablets, a ver si saco tiempo y le intento instalar un hackintosh (aunque lo veo complicado).

El único puerto de entrada que tiene la tablet es el microUSB de carga. Viene acompañada de un cable OTG (USB ‘on the go’) para poder conectar pendrives, teclados, ratones o peceras USB.

¡Conéctame @esta!
¡Conéctame @esta!

La batería aguanta muy bien un día de uso normal. Si la dejamos en reposo, aguanta varios días sin problemas. El cargador que trae la tablet, aparte de algo chustero, es un poco lento. Yo estoy usando el cargador de un iPad, que parece que le sienta mejor.

Y gracias a los coleguis de @ofertasentodo, pillé este teclado/funda Kensington bluetooth por 20€ en Macníficos, que le viene de coña a la 919.

Teclado/funda Kensington bluetooth español.
Teclado/funda Kensington bluetooth español.

En definitiva…

Pros:

  • Pantalla: una pasada de resolución para 9’7 pulgadas. Muy buen brillo y se ve bastante bien bajo la luz del sol.
  • Arranque: windows 8.1 arranca en apenas 13 segundos desde cero. El sleep/wake es prácticamente instantáneo.
  • Buen rendimiento. Scroll muy suave, desempeño realmente sorprendente.
  • Al ser un clon físico del iPad Air 2, le sirven la mayoría de las fundas y teclados*.
  • Bastante ligero. Estaba acostumbrado a mi iPad 3, y este es mucho más manejable.
  • Dos sistemas operativos: Windows 8.1 con Bing y Android 4.4 (aunque me sobre este último).
  • Almacenamiento ampliable por microSD.
  • ¡El precio!
  • El (supuesto, ya veremos) soporte del fabricante para actualizaciones del sistema operativo.
  • Es un PC completo, en esencia.

Contras:

  • Tapita de plástico trasera/antena que cubre los slots de las tarjetas microSIM y microSD muy, muy endeble, aunque no es algo que se tenga que abrir muy a menudo.
  • No tiene un ‘setup’ OOBE (Out of the Box Experience) que permita personalizar nuestro usuario, nombre de máquina y mandangas varias. Hay que crear un nuevo usuario a mano y borrar el que trae por defecto.
  • El metal de la carcasa es muy ‘rallable’. Si no tienes mucho tino con el cable microUSB, rallarás el metal. Doy fe :(
  • *Los botones del lateral no están en el sitio exacto donde los tiene el iPad imitado. Eso hace que algunas fundas dejen pulsado los botones. Cuidado.
  • Estos mismos botones son plásticos y de un aspecto algo frágil también.
  • Las cámaras deberían haber tenido más calidad.
  • Los altavoces no son especialmente potentes.
  • Algún glitch gráfico puntual al activar el módem 3G que no he vuelto a experimentar.
  • Viene en chino y cambiar el idioma es un PAIN IN THE ASS. El traductor de Google en el móvil te ayudará (con la utilidad de traducir desde la cámara).
  • La lentitud del envío. Pero China es así.

¿Buena compra?

¡SEH!

A %d blogueros les gusta esto: