El maltrato al cliente de ONO: un año después

Megaconstrucciones. Hoy: la JETA de Vodafone