Conversaciones con un milenial

WannaCry?